Isolation

2020

 «Somos como islas en el mar, separadas de la superficie, pero conectadas en la profundidad» 

-William James 

 

 

 

Isolation es un proyecto autorreferencial y -me atrevo a decir- terapéutico que nace de la necesidad de entender y trascender la crisis global que estamos viviendo, que tanto ha trastocado nuestras vidas, obligándonos a hacer una reflexión de nuestro recorrido y paso por el mundo hasta ahora. También como especie nos obliga a adaptarnos a un nuevo paradigma, a un nuevo entorno, a esta nueva realidad que ha desatado este trance.  

  

Entiendo crisis como cambio necesario. Toda gran transformación genera épocas convulsas en donde los viejos valores se resisten a desaparecer, mientras que los nuevos paradigmas pugnan por manifestarse y ganar terreno. En estos periodos de transición las cualidades de una y otra era compiten y se entremezclan con sus manifestaciones positivas y negativas.  Y yo me siento en medio de esta vorágine, en un ejercicio de íntima desesperación por abrirme y aceptar los hechos, y como parte de la especie humana, adaptarme a una nueva forma de vivir.  

  

En toda época ha habido momentos y cracs que han obligado a la humanidad a evolucionar. La universalidad del proceso cíclico es inherente a la vida y está representado en las estaciones del año, las fases de la Luna, el ciclo de una planta o en cualquier otra experiencia que sea objeto de nuestra atención. Para mí, en general este concepto ha sido muy importante, se ve reflejado constantemente en mi obra y la naturaleza es mi gran inspiración. Pero ahora me enfrento a algo mucho más grande, a unos “nuevos años 20”, una nueva era, algo mucho más grande que busco representar en mi lenguaje fotográfico.  

  

Este encierro me ha obligado a realizar mi trabajo en casa. He sentido -como a lo largo de toda mi vida- la necesidad de hacer fotos. He fluído hacia un lugar de búsqueda de mi azul, de mi universo, de mi estética, mi bosque, y mi sistema en mi propia casa. Casa entendida como cuerpo, como mi espacio, dentro de mí. Me ha obligado a ponerme frente al espejo y convivir sin prisas ni excusas. Viviendo y aprendiendo a disfrutar de la brutal incertidumbre. He comprendido que más allá de los límites de nuestro cuerpo, existe una conexión entre nosotros y lo que nos rodea. Estamos vinculados en una unidad, en la que cada aprendizaje individual supone una ventaja evolutiva para la especie.  

  

Tras las transformaciones del pasado siglo, en estos momentos seguimos siendo testigos y partícipes de cambios acelerados e innovaciones que hace tan sólo unas décadas hubiesen sido consideradas ciencia ficción. Pero la conciencia de los seres humanos no parece haber evolucionado al mismo ritmo que los avances tecnológicos y científicos, y ello supone una peligrosidad entre dichos avances y su utilización responsable. El mundo necesita evolucionar no sólo la técnica sino la conciencia. Isolation representa este proceso durante una cuarentena como una gran reflexión de “quién soy yo” como parte del mundo.  

 

  

Irene Cruz 

 

“Cada especie animal, vegetal o mineral posee una memoria colectiva a la que contribuyen todos los miembros de la especie y a la cual conforman”. 

Rupert Sheldrake.